facebook twitteryoutube Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
 x 

Carro vacío

Respirar bien para competir

vias-caballos

Pérdida de Rendimiento Deportivo – Vías Respiratorias

El Curso de Perdida de Rendimiento, celebrado en Córdoba el pasado 23-25 de Abril 2009 reunió a algunos de los científicos y veterinarios más ilustres, con el fin de ampliar nuestros conocimientos sobre las causas de la pérdida de rendimiento en los caballos de deporte.

Ya en sí, el concepto de “pérdida de rendimiento” me llamó la atención, porque no estamos hablando de enfermedad en sí, sino del bienestar del caballo y de su capacidad para desempeñar su trabajo. Estamos hablando del caballo que “no está bien”. El jinete lo siente. Puede que el mozo lo note en la cuadra. El caballo que era un león en la pista hace un par de meses, de repente se para o se defiende. Su calidad de movimiento es menos brillante. Se queda sin energía. La masa muscular, el brillo de pelo… ¡Algo le falta! - pero no sabemos muy bien porqué.

¿Cómo diagnosticar algo tan sutil?: ¿Hacemos una prueba de sangre? ¿Ponemos un suplemento en su ración? ¿Lo mandamos de vacaciones al campo?

Desde el punto de vista veterinario, es preceptivo abordar el diagnóstico de un caballo “que no está bien” con un protocolo esquemático. Partiendo de la base de que no sabemos muy bien que pasa, habrá que repasar todo, desde el manejo de cuadra hasta la dieta, posibles cojeras intermitentes, problemas digestivos sub-clínicos, etc.

Hasta aquí, me parecía todo lógico. Lo que me sorprendió, es que los veterinarios hablaban de problemas relacionados con las vías respiratorias como una causa común de la pérdida de rendimiento deportivo. La verdad es que no es tema de conversación entre jinetes. No veo muchas cuadras cuidando las vías respiratorias como, por ejemplo, hoy en día se cuidan los tendones usando pistas de geotextil.

Me pregunto por tanto: ¿Estamos ignorando un problema que está perjudicando constantemente nuestro rendimiento deportivo?

Un estudio realizado en Nueva Zelanda con más de mil caballos (Perkins et al 2004) nos dice que la primera causa de pérdida de días de entrenamiento son las lesiones óseo-musculares y la segunda causa son los problemas relacionados con las vías respiratorias. Este estudio ha sido contrastado y confirmado por otros estudios a nivel mundial que situan a los problemas respiratorios como la primera o segunda causa más común de pérdida de días de entrenamiento (Martin Jr. Et all 2000).

Emmanuelle van Erck – Westergren, DVM, PhD, Dipl.ECEIM repasó en su presentación sobre las causas de pérdida de rendimiento deportivo, como funciona el caballo desde el momento que toma oxigeno y como llega a convertirse en la energía que permite el galope, el salto o lo que pidamos al caballo.

Aunque el caballo es la suma de su genética, carácter, salud, calidad ósea, conformación y muchos otros factores, uno de los puntos más importantes para el atleta equino es su capacidad de poder llevar el oxigeno desde el sistema respiratorio a los músculos a través del sistema cardiovascular.

El caballo tiene una capacidad aeróbica (VO2max) muy eficaz en el almacenamiento y transporte de energía a los músculos. Sabemos ahora que TODAS las disciplinas competitivas, desde las carreras en el hipodromo hasta el RAID o doma, utilizan energía mayormente aeróbica.

Si observamos el recorrido que tiene que seguir el oxigeno para llegar a los músculos, empieza por las vías respiratorias, llegando al sistema cardio-vascular y después a los músculos.

El músculo del caballo tiene altos niveles de mitocondria y una red importante de capilares para transportar y metabolizar el oxigeno. Durante los momentos de ejercicio fuerte, grandes cantidades de glucógeno y de oxígeno permiten al caballo mantener suficiente energía dentro del músculo.

Cuando el caballo empieza a trabajar, el oxigeno en sangre es potenciado por los eritrocitos que salen del bazo del caballo y durante el ejercicio fuerte las pulsaciones suben radicalmente, aumentando así la entrega de oxigeno a los músculos.

La capacidad cardiaca, o sea cuanto sangre con su contenido de oxigeno llega al sistema muscular, se determina por el “high stroke volume” (Máximo volumen de latido) producido por un corazón de atleta equino.

El sistema respiratorio del caballo le permite coger el aire e introducirlo en su organismo, llegando a la membrana alveolo capilar. El caballo es capaz de inhalar grandes cantidades de oxigeno. La superficie de la membrana alveolar es 10 veces la del ser humano. Desde aquí el oxigeno pasa al sistema circulatorio.

Cuando entrenamos correctamente al caballo, podemos mejorar y adaptar el sistema óseo y muscular del mismo y podemos aumentar la capacidad del sistema cardiovascular. Pero el entrenamiento no modifica al sistema respiratorio. ¡O sea! Podemos trabajar todo lo que queramos y no conseguiremos por ello aumentar la capacidad ni la eficacia del sistema respiratorio.

Además, es relativamente fácil que el caballo se quede sin oxigeno porque su respiración pase por una nariz o unas vías respiratorias superiores estrechas. El caballo tiene que respirar a través del sistema nasal. La inhalación está coordinada con el ritmo de su galope o trote, y sin embargo el sistema nasal limita la velocidad de las inhalaciones y la cantidad de oxigeno que entra en las vías respiratorias.

Hay por tanto, variaciones según el individuo en el tamaño y la forma de las vías respiratorias y algunos caballos simplemente respiran mejor que otros.

¡Conclusión!

El corazón, si está entrenado, puede aumentar su demanda de oxigeno, pero las vías respiratorias, con entrenamiento, no aumentan su capacidad de inhalar oxigeno, y por tanto el factor que limita la capacidad atlética del caballo entrenado son sus vías respiratorias.

De hecho, cuando la demanda de oxigeno excede el oxigeno disponible, el rendimiento del caballo cae rápidamente.

Presencia de Enfermedad en las Vías Respiratorias

El caballo además sufre limitaciones en su sistema respiratorio que en muchos casos son subclínicas y no se llegan a diagnosticar formalmente. Por ejemplo pueden existir obstrucciones en la parte superior de las vías respiratorias (cornage) aunque el caballo no produzca ningún ruido. La obstrucción puede ser estructural, funcional, por inflamación o infección bacteriana.

Otros problemas respiratorios incluyen la inflamación de las vías respiratorias y hemorragias pulmonares causadas por el ejercicio (sangradores) que también pueden existir sin la presencia de tos ni la presencia de mocos en las vías nasales.

De forma que está claro que el sistema respiratorio puede ser el factor crítico que puede llegar a limitar o a perjudicar el rendimiento deportivo del caballo. Incluso ciertas enfermedades sub-clínicas pueden contribuir a la falta de rendimiento.

En general, está aceptado que se subestima la presencia de enfermedades en las vías respiratorias porque no se hacen pruebas endoscópicas para confirmar los problemas. Entonces el caballo simplemente trabaja mal durante un tiempo prolongado.

Los problemas en las vías respiratorias pueden estar en la parte superior o en la parte inferior de estas. Hay un gran número de caballos con problemas o irritaciones en las vías respiratorias por varios factores: Las cuadras donde encerramos a los caballos, la orina que contiene amoniaco y que es altamente irritante para las vías respiratorias, las camas de viruta o paja con altas cantidades de esporas y polvo, los forrajes secos con altos contenidos de polvo, presencia de moho en cuanto hay humedad, el transporte donde el caballo está expuesto a todo tipo de contaminantes, etc.

Diversas investigaciones han demostrado claramente la existencia de irritaciones en las vías respiratorias de caballos que habitualmente viven en pastos después de tan solo 48 horas de haber entrado en un box. ¡El milagro sería que los caballos domésticos no tuviesen tos crónica!

La Prevención y Cuidado de las Vías Respiratorias

El polvo y las esporas de moho están presentes por millones en el entorno del caballo: en las cuadras, en los recintos de entrenamiento, en el forraje y en las camas. El tratamiento más importante para erradicar los problemas respiratorios es la prevención, controlando el entorno para reducir la exposición del caballo a potenciales alergógenos y contaminantes.

La adecuada ventilación es absolutamente crucial y los caballos deben estar fuera de cuadras cerradas tanto tiempo como sea posible. ¡Los caballos no son nuestros hijos y no les viene bien que les encerramos calentitos en sus boxes! Hay que dejar siempre la parte superior de la puerta del box abierta y, si está preocupado por si el caballo se enfría, cúbralo con otra manta. Cuando una buena ventilación no es posible porque las cuadras son interiores, el entorno del establo debe procurarse tan higiénico como sea posible.

La cama y el forraje que recibe el équido son los grandes culpables del polvo y de las esporas que causan irritaciones respiratorias. Una opción para acabar con ellas puede ser utilizar un suelo de goma. No hay que usar nunca paja cuando el caballo sufra de un problema respiratorio. La viruta de buena calidad, por su parte, puede ser una elección, pero algunas virutas pueden tener una cantidad más alta de esporas que la paja de buena calidad, por tanto, hay que ser exigente. Otras alternativas son: papel, arena, cáñamo o lino.

Aunque la cuadra tiene que estar limpia, no hay que utilizar productos nocivos para las vías respiratorias del caballo. Si el producto huele demasiado fuerte, si no está correctamente diluido, si no hay ventilación en el box o los pasillos, hay que sospechar que se pueden irritar las vías respiratorias.

También se debe tener cuidado con el almacenaje de heno y paja, porque aunque se tenga el establo más higiénico de la comarca no servirá de nada si el box del caballo está próximo al almacén del heno. Téngase especial cuidado en situaciones tales como los viajes. Los caballos pueden tener literalmente las narices metidas en una red de heno en el reducido espacio de un camión, y eso crea una concentración enorme de partículas alergógenas o irritantes en sus vías respiratorias.

En caso de sospechar que un caballo o poni puedan padecer un problema respiratorio, la intervención del veterinario es esencial. Si los síntomas son serios, hay varias terapias clínicas que pueden ser aplicadas para aliviar el sistema respiratorio.

Aunque hay problemas respiratorios que se convierten en un estado de salud serio e incurable, muchos pacientes pueden vivir y trabajar normalmente con ellos. Sin embargo, el buen cuidado y manejo es clave para su control.

Heno mojado

El heno y la paja contienen esporas de moho. Para caballos de alto rendimiento o casos leves de problemas respiratorios como el R.A.O. el heno debe proporcionarse mojado. Esto hincha las esporas impidiendo que pasen a las vías respiratorias. Se ha debatido mucho acerca de cuánto tiempo se debe mojar el heno. El objetivo de mojar el heno es el siguiente:

- Eliminar tantas esporas como sea posible.
- Hinchar las esporas que queden. Éstas serán ingeridas y no inhaladas. La inhalación es un problema ya que hay una reacción directa entre la partícula inhalada y la superficie del forro del alvéolo pulmonar. La ingestión impedirá que esto ocurra.

Las esporas pueden causar una reacción respiratoria (alergia) cuando son inhaladas por un caballo delicado. El estar expuesto a esporas durante un periodo de tiempo largo puede causar hipersensibilidad respiratoria, que a su vez puede producir una sensibilidad a otros agentes tales como el polen.

Anteriormente se creía que el heno debería estar en remojo toda la noche. Las pruebas llevadas a cabo han demostrado que cuando el heno está mojado durante 12 horas o más, muchos de sus nutrientes se diluyen. Esto incluye las vitaminas solubles en agua, dando como resultado un heno de menos calidad nutritiva. Adicionalmente, el agua de este heno tiene el equivalente biológico de residuo y debe ser desechada.

Sin embargo, varios experimentos han demostrado que humedecer el heno no tiene consecuencias en sus propiedades nutritivas. El heno debe ser sacudido, sumergido en agua durante 20-30 minutos y después se debe escurrir. No se debe permitir que el heno se seque ya que las esporas pueden volver a su tamaño original, permitiendo entonces ser inhaladas.

Una vez expuestos, la mayor parte de los caballos serán alérgicos a estas esporas para el resto de sus vidas. Incluso cuando se suprima el contacto del caballo con el alergógeno atacante, la función pulmonar puede quedar afectada permanentemente.

El Estrés y la Enfermedad

Hay investigaciones que han demostrado que algunas irritaciones pulmonares que llegan a convertirse en problemas respiratorios están relacionadas con un nivel reducido de defensas antioxidantes en los pulmones. No es sorprendente ya que los viajes y el entrenamiento aumentan el estrés que sufren los caballos de competición.

Antes se pensaba que el antioxidante más importante para los pulmones era la glutionina, pero recientes investigaciones han demostrado que el antioxidante principal para las vías respiratorias es el ácido ascórbico. Se han medido niveles notablemente más bajos de ácido ascórbico en caballos que sufren problemas respiratorios que en los que no lo sufren. Esto también está reflejado en el número de neutrófilos que se encuentran cuando se analiza el fluido de las vías respiratorias (lavados bronquiales).

Diversas investigaciones han demostrado que algunas combinaciones de antioxidantes aumentan los niveles de vitamina C en el fluido epitelial del forro del pulmón de los caballos que padecen un problema respiratorio. Esto es relativamente nuevo ya que no se tenía muy claro si los antioxidantes se absorbían a través del sistema digestivo del caballo.

Tradicionalmente el ajo se ha usado para mejorar la respiración y prevenir alergias. Aunque, no se conoce ninguna investigación formal, se sabe que el ajo contiene azufre y vitaminas del tipo B. El ajo se puede utilizar para mejorar la salud del caballo y ayudar al sistema inmunológico, especialmente durante periodos de recuperación, cuando hay infecciones y en primavera y verano, cuando las alergias son comunes..

¡De forma que los jinetes tenemos que añadir otro deber para asegurar la salud de nuestros caballos! Está claro que la protección de las vías respiratorias es una parte esencial de la cadena de factores que nos puede garantizar o truncar el éxito en nuestras aspiraciones competitivas.

 

Escrito Por:

Coby Bolger – Horse1 – Centro de Nutrición Equina www.horse1.es

Fuentes:

XII Curso Internacional de Córdoba sobre Pérdida de Rendimiento – Córdoba, 23-25 Abril 2009

Waltham Research Laboratory – Animal Health Trust, Newmarket R.U. – Imperial y King’s College London –Moredun Research Institure, Edinburgh, R.U.

Productos Recomendados:

 

Productos recomendados:

Author: Coby BolgerWebsite: http://www.linkedin.com/pub/coby-bolger/1b/871/883Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Directora General Horse1 S.L.
About
Coby es nutricionista equina y jinete internacional de Concurso Completo de Equitación habiendo participado en numerosos concursos internacionales en toda Europa. Actualmente trabaja en la investigación y mejora de la nutrición equina e imparte clinics y clases sobre nutrición y entrenamiento.

1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

@Horse1Spain

¡Atención! Este sitio usa cookies.

Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Saber más

Acepto

Política de Cookies Horse1

En Horse1 utilizamos cookies con el objetivo de prestar un mejor servicio y proporcionarte una mejor experiencia en tu navegación. Queremos informarte de manera clara y precisa sobre las cookies que utilizamos, detallando a continuación, que es una cookie, para que sirve, que tipos de cookies utilizamos, cuales son su finalidad y como puedes configurarlas o deshabilitarlas si así lo deseas.

¿Qué es una cookie y para qué sirve?

Una "Cookie" es un pequeño archivo que se almacena en el ordenador del usuario, tablet, smartphone o cualquier otro dispositivo con información sobre la navegación.

El conjunto de "cookies" de todos nuestros usuarios nos ayuda a mejorar la calidad de nuestra web, permitiéndonos controlar qué páginas son útiles, cuáles no y cuáles son susceptibles de mejora.

Las cookies son esenciales para el funcionamiento de internet, aportando innumerables ventajas en la prestación de servicios interactivos, facilitándote la navegación y usabilidad de nuestra web.

En ningún caso las cookies podrían dañar tu equipo. Por contra, el que estén activas nos ayuda a identificar y resolver los errores.

¿Qué tipos de cookies utilizamos?

Según la entidad que la gestiona:

  • Cookies propias: Son aquellas que se envían a tu equipo desde nuestros propios equipos o dominios y desde el que prestamos el servicio que nos solicitas.
  • Cookies de terceros: Son aquellas que se envían a tu equipo desde un equipo o dominio que no es gestionado por nosotros, sino por otra entidad colaboradora. Como por ejemplo, las usadas por redes sociales, o por contenido externo como Google Maps.

Según el plazo de tiempo que permanecen activadas:

  • Cookies de sesión: Son cookies temporales que permanecen en el archivo de cookies de tu navegador hasta que abandonas la página web, por lo que ninguna queda registrada en el disco duro de tu ordenador. La información obtenida por medio de estas cookies, sirven para analizar pautas de tráfico en la web. A la larga, esto nos permite proporcionar una mejor experiencia para mejorar el contenido y facilitar su uso.
  • Cookies persistentes: son almacenadas en el disco duro y nuestra web las lee cada vez que realizas una nueva visita. Una web permanente posee una fecha de expiración determinada. La cookie dejará de funcionar después de esa fecha. Estas cookies las utilizamos, generalmente, para facilitar los servicios de compra y registro.

Según su finalidad:

  • Cookies técnicas: Son aquellas necesarias para la navegación y el buen funcionamiento de nuestra página web. Permiten por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, acceder a partes de acceso restringido, realizar el proceso de compra de un pedido, utilizar elementos de seguridad, almacenar contenidos para poder difundir vídeos o compartir contenidos a través de redes sociales.
  • Cookies de personalización: Son aquéllas que te permiten acceder al servicio con unas características predefinidas en función de una serie de criterios, como por ejemplo el idioma, el tipo de navegador a través del cual se accede al servicio, la configuración regional desde donde se accede al servicio, etc.
  • Cookies de análisis: Son aquéllas que nos permiten cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios de los servicios prestados.
    Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos y servicios que ofrecemos.
  • Cookies publicitarias: Son aquéllas que permiten la gestión, de la forma más eficaz posible, de los espacios publicitarios que se pudieran incluir en nuestra página web.
  • Cookies de publicidad comportamental: Estas cookies almacenan información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en internet y mostrarte publicidad relacionada con tu perfil de navegación.
Relación de terceros prestadores de servicios de cookies en el dominio www.horse1.es:
Nombre
del proveedor
Finalidad
de la cookie
Descripción de la finalidad
de la cookie
Si desea más información sobre el uso de las cookies de este tercero
AddThis Analíticas Cuando los vínculos se proporcionan a los servicios de terceros que encuentras útiles, puedes colocar una cookie en tu dispositivo para realizar tu servicio más fácil de usar. Esta cookie te permite compartir contenidos a través de estas páginas Web y del correo electrónico. http://support.addthis.com/
Google Analíticas Cookies de Google Analytics. Generan un ID de usuario anónimo, que es el que se utiliza para hacer recuento de cuantas veces visita el sitio un usuario. También registra cuando fue la primera y la última vez que visitó la web. Asimismo, calcula cuando se ha terminado una sesión, origen del usuario, y keywords. https://developers.google.com
/analytics/devguides/collection
/analyticsjs/cookie-usage

NOTA: Esta lista se actualizará con la mayor celeridad posible a medida que cambien los servicios del sitio web ofrecidos en el mismo. Sin embargo, ocasionalmente durante esta actualización puede ser que la lista no incluya ya una cookie, aunque siempre se referirá a cookies con propósitos idénticos a los registrados en esta lista.

¿Cómo puedes configurar o deshabilitar tus cookies?

Puedes permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones de tu navegador de Internet. En caso de que no permitas la instalación de cookies en tu navegador es posible que no puedas acceder a algunos de los servicios y que tu experiencia en nuestra web pueda resultar menos satisfactoria.

En los siguientes enlaces tienes a tu disposición toda la información para configurar o deshabilitar tus cookies en cada navegador:

Consentimiento

En Horse1 nunca guardamos los datos personales de nuestros usuarios, a excepción de la dirección IP de acuerdo a lo descrito anteriormente, salvo que quieras registrarte, de forma voluntaria con el fin de realizar compras de los productos y servicios que ponemos a tu disposición o de recibir información sobre promociones y contenidos de tu interés.

Al navegar y continuar en nuestra web nos indicas que estás consintiendo el uso de las cookies antes enunciadas, y en las condiciones contenidas en la presente Política de Cookies.