facebook twitteryoutube Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
 x 

Carro vacío

Entramos en la cuenta atrás para la preparación de SICAB, quizás la cita más importante para el ganadero del PRE.

Uno de los objetivos principales de una feria nacional es poner en su escaparate los mejores ejemplares de la raza aumentando la afición y potenciando la comunicación entre los vendedores y compradores potenciales.

Si empezamos con la preparación pronto, llegaremos sin tropiezos y sin accidentes.

Hay muchísima discusión de cómo debería ser la condición corporal de los caballos ganadores. Los jueces me juran que juzgan los caballos según su conformación, proporciones y capacidad atlética. Los propietarios insisten en que hay que tener a los caballos gordísimos para garantizar un buen resultado.

He llegado a la conclusión de que la verdad recae entre las dos partes. La condición corporal típica de los caballos vencedores suele estar entre un 7 y 7,5 en la escala Henneke. Llevo 20 años dedicados a la nutrición y nunca he visto a un caballo con una condición corporal de 6 o 6,5 ganar un concurso morfológico.

¿Cómo tener entonces un caballo fuerte y sólido?

Ganar grasa es una cuestión de ingerir más calorías que las que gastas. Los niveles de vitaminas y minerales, la proteína y otros elementos nutritivos pueden ser pobres y aún así el caballo ganará peso. Si te pasas con los niveles de azúcares el caballo puede sufrir un cólico o laminitis, pero si tienes suerte, tendrás un caballo gordo. Aunque tenerlo gordo no garantiza resultados deportivos.

Si llegamos a engordar al caballo hasta un 7 o 7,5 en la escala Henneke, una condición que está claramente por encima de la del caballo de deporte típico, tendremos un caballo obeso, los cuales suelen estar cojos, irregulares o simplemente no pueden mover la cantidad de grasa que llevan y les falta “chispa”.

Ganar masa muscular es más complicado y lleva bastante más tiempo. Para tener un animal sólido y fuerte hay que nutrirlo con proteína de calidad, alimentos altamente digestibles. Y finalmente, en combinación con esta nutrición tan específica, hay que trabajar al caballo. Tardará tiempo en llegar a este objetivo, pero los frutos son claros.

Además de obtener resultados competitivos, tendrás caballos saludables que pasarán la inspección veterinaria de venta. Las yeguas llevaran más fácilmente la gestación y la producción de leche. Los potros tendrán mayor alzada, mejor densidad ósea y menos problemas relacionados con el crecimiento.

Si empezamos ahora, tendremos tiempo de analizar la condición corporal de los caballos y evaluar la dieta. Una vez realizada esta valoración, podemos equilibrar la dieta con tiempo suficiente para ajustar la estrategia de la ración y el trabajo en el caso de que no mejore el físico del caballo en la línea que necesitamos.

Si hacemos todos correctamente, 2 semanas antes de SICAB estará todo en su sitio y lo único que tendrás que hacer es confirmar las reservas del hotel. 

 

Author: Coby BolgerWebsite: http://www.linkedin.com/pub/coby-bolger/1b/871/883Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Directora General Horse1 S.L.
About
Coby es nutricionista equina y jinete internacional de Concurso Completo de Equitación habiendo participado en numerosos concursos internacionales en toda Europa. Actualmente trabaja en la investigación y mejora de la nutrición equina e imparte clinics y clases sobre nutrición y entrenamiento.