facebook twitteryoutube Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
 x 

Carro vacío

El Manejo Nutricional del Semental

El Manejo Nutricional del Semental

El semental de hoy en día, en muchas ocasiones, está obligado a probar sus virtudes en las pistas de competición además de ser aceptado a nivel conformación y carácter. Esto quiere decir, que su comportamiento tiene que ser controlable. No todos los sementales se comportan mal, sin embargo, algunos de ellos pueden llegar a ser más bien complicados. No obstante, con un buen manejo de cuadra, les podemos hacer mantener una actitud positiva en todo momento.

La estrategia de manejo del semental es parecida a la del manejo de cualquier otro caballo. Hay que empezar por un trabajo constante, rutina y un plan adecuado de nutrición. Además, hay que ser firme en el trato con el semental para definir la superioridad en su jerarquía. También hay que tener claros los límites entre un buen comportamiento y un comportamiento inaceptable.

Las dudas en el manejo frustran al semental y eso se manifiesta con agresividad. El responsable del animal tiene que prever cuándo pueden surgir problemas. Eso ocurre con inusitada frecuencia cuando la temporada de competición coincide con la época de cubriciones. En esos momentos, el caballo puede perder nivel de sometimiento a la disciplina, en cuyo caso, hay que disminuir las competiciones o las cubriciones.

Hay muchos sementales que compiten sin incidentes. Los factores que definen el éxito son: mucho trabajo, rutina y firmeza en el trato con el caballo. Para prevenir la agresividad, se debe evitar el aburrimiento, el trato inadecuado o demasiado condescendiente y el pienso demasiado energético.

El manejo correcto del semental, tanto en trabajo como en cubrición es muy importante para mantener su salud y fertilidad íntegras. Los sementales, a veces, no mantienen un peso apropiado porque se quedan delgados durante la temporada de cubrición o tienen tendencia a engordar incluso con dietas restringidas. Una ración debe proporcionar suficiente energía y nutrientes para mantener un peso apropiado en todo momento.

Para el semental, se divide el año en dos fases básicas, temporada de cubrición y fuera de temporada de cubrición. La temporada de cubrición dura aproximadamente 5 meses para la mayoría de los sementales. Suele comenzar en febrero y terminar a principios de julio, aunque estas fechas no se mantienen estrictamente. En el hemisferio sur, algunos sementales hacen una doble temporada y no es inusual para un semental de este tipo cubrir más de 300 yeguas. En 2001, un PSI conocido cubrió 216 yeguas en Estados Unidos y 155 en Australia. Es importante que el semental sea nutrido correctamente para mantener su fertilidad tanto durante la temporada de cubrición como a largo plazo.

Desde el punto de vista nutricional, la actividad de cubrición se clasifica como trabajo de ligero a medio. Esto cambia cuando el semental cubre varias yeguas al día. No es raro que un semental cubra 3 yeguas al día durante la cima de la temporada de cubrición. En los sementales también varía la cantidad de ejercicio que hacen por propia iniciativa, ya que algunos son más sedentarios que otros. Durante la temporada de cubrición, algunos sementales nerviosos queman calorías andando en círculos en el box. No obstante, la cubrición no es el único trabajo que hacen algunos sementales, que siguen trabajando o montando mientras cubren yeguas. En estas circunstancias pues, los requisitos de energía son todavía más altos.

Hay algunos sementales que suelen mantener con facilidad su peso. Esto quiere decir que se les pueden dar un pienso más suave y en menor cantidad que a otros caballos. Cuando compiten o cubren, pueden bajar de peso, y en estos casos, hay que subir el nivel calórico sin aumentar el nivel de almidón para así poder prevenir los “nervios”. Un pienso de energía media suele ser suficiente, ya que un pienso de alto nivel energético puede ser demasiado explosivo. Llegados a este punto, hay que recordar que se debe proporcionar pienso para cubrir el trabajo hecho, y no para cubrir el trabajo planeado.

Proporción de forraje y pienso compuesto

El forraje es una parte esencial en la dieta del semental, no sólo por los nutrientes que proporciona, sino también porque así se previene el aburrimiento. La mayoría de los sementales deben consumir entre un 60% y un 80% de su ración total diaria en forraje. Para un semental que pesa 600 Kg., hay que dar entre 7 y 10 Kg. de heno al día, o el equivalente en ensilado equino o pasto.

Si el caballo tiene pasto en abundancia, puede no necesitar otras fuentes de forraje. Si no tiene suficiente pasto, tiene que recibir un forraje que sea digestible. El caballo no debe recibir exclusivamente alfalfa como única fuente de forraje, porque su nivel de proteína excede lo recomendado. Es mejor combinar alfalfa con otros forrajes como heno de cereales, ryegrass, festuca, paja de calidad o mucho mejor heno de prado.

¿Qué fuente energética?

Los sementales son fuertes por naturaleza y tienden a excitarse de antemano durante la temporada de cubrición. Hay que controlar las fuentes de energía para disminuir el comportamiento agresivo. Esencialmente es necesario reducir el nivel de almidón en la dieta, aunque hay que aclarar que la dieta, en sí, no cambiará las características inherentes al animal. Esto quiere decir que si el semental no engorda, se le puede dar todo el forraje suave (heno de prado, paja, etc.) que quiera tomar.

Luego habrá que completar la dieta con los nutrientes y calorías necesarias para garantizar su salud y mantener su peso. Se puede añadir algo de pienso bajo en almidón y/o aceite para controlar el carácter del semental, o si esto no es un problema, se pueden añadir combinaciones de cereales (avena o cebada) y nutrientes. Se debe dividir la ración para que nunca exceda los 2 Kg. en una sola toma, ya que tomas grandes aumentan el peligro de cólicos y otros trastornos digestivos.

El semental también debe tener un bloque de sal a su alcance, aunque el mejor procedimiento es añadir aproximadamente una cucharada de postre de sal gorda de mesa (con yodo) al día, ya que a veces se comen el bloque por nervios y otras veces ni lo tocan. Si no le gusta el sal, hay sales específicas para caballos que no tienen sabor alguno.

Cuando empieza la temporada de cubrición, el semental debe estar en un peso apropiado o ligeramente por encima. Esto quiere decir que cuando se palpe al semental, se deben sentir sus costillas, pero no se le deben ver. Se debe intentar mantener el peso estable durante toda la temporada. La mejor manera es pesar al semental periódicamente o por lo menos utilizar una cinta métrica de pesar para tener una estimación.

Un semental muy por debajo de su peso correcto o que haya adelgazado en exceso durante la temporada, puede tener problemas para mantener su nivel de fertilidad e incluso su salud. Una de las razones comunes por la que los sementales adelgazan es por la bajada de apetito debida al estrés asociado con la temporada de cubrición. En este caso, se debe intentar ofrecer al semental una dieta apetecible. Se pueden incluir zanahorias o manzanas, o cambiar a una mezcla en vez de utilizar un granulado. Si no le gustan estos suplementos, es mejor retirarlos y que coma algo.

El semental con tendencia a engordar puede ver afectado su apetito sexual. La obesidad aumenta el riesgo para el semental de padecer laminitis, problemas de cojeras o ataques de corazón. Se debe controlar la dieta del semental y proporcionar una dieta nutritiva pero baja en calorías.

Los nutrientes

Hay que mantener un buen nivel vitamínico durante la época de cubrición y competición. Un pienso insuficiente puede afectar a la fertilidad y a la líbido. Ahora bien, tampoco hay que pasarse. La diferencia entre dar de comer correctamente y tener al semental “subiéndose por las paredes” es muy sutil. Normalmente vale con un buen pienso de competición con un nivel proteínico de entre el 12 y el 13%. Si la dieta está basada en avena, se tendrá que utilizar un corrector para asegurar un buen nivel nutricional y una proporción correcta entre calcio y fósforo.

Los suplementos

Es bastante común añadir algún producto para aumentar la fertilidad del semental. Antes de dar el suplemento se debe tener la información nutricional del pienso que se está suministrando. Los nutrientes añadidos son normalmente vitamina E, selenio, vitamina A y beta-caroteno, así que, esto puede ser innecesario si el pienso es de buena calidad y ya los tiene incluidos.

Otra línea de suplementos está enfocada a tranquilizar y mejorar el comportamiento del semental. Los ingredientes pueden ser la camomila, kava-kava y el chasteberry. Estos productos pueden ser eficaces y no perjudican, pero hay que ir probando ya que cada semental puede reaccionar de manera distinta a cada uno de ellos.

La Fertilidad

Los sementales, al igual que las yeguas, pueden ser manipulados para conseguir una fertilidad más alta con el uso de luz artificial y aumentando su nivel de nutrición.  En general, se debe aumentar la dieta dentro de temporada en un 25% de proteínas y energía, aumentar el nivel de vitamina A y E en un 40% y de vitamina D en un 100%. Los niveles de minerales y otras vitaminas deben ser también incrementados entre un 10% y un 20%. Los investigadores, opinan que el semental debe recibir una dieta con más del 10% total de proteínas entre forraje y pienso. También está aceptado aumentar los niveles de calcio y fósforo.

La vitamina A afecta directamente a la producción de esperma, de forma que una falta de vitamina A puede provocar una disminución de la fertilidad deseada. Los aceites Omega-3 y omega-6 tienen un efecto directo y beneficioso en la integridad de las membranas del esperma.

La Temporada de Cubrición

Un semental cubrirá a una yegua durante cualquier mes del año, pero el volumen de semen, número total de espermatozoides y su concentración, es más bajo en enero y febrero. Estos parámetros aumentan gradualmente con la llegada de la primavera y están ya en la cima en junio con un aumento de casi un 50%. Un semental puede ser utilizado para cubrir yeguas desde muy joven, pero un semental está en su mejor momento, con más reservas de esperma entre los 8 y 10 años.

Un semental debe poseer una buena libido y debe ser ordenado en su proceso de cubrición (la erección del pene, la monta de la yegua, la intromisión, movimiento, eyaculación y relación después de terminar). Un semental que no desea montar la yegua, que monta varias veces antes de eyacular o que eyacula cuando desmonta la yegua, tiene un tipo de comportamiento que puede perjudicar a largo plazo su carrera reproductiva. Se puede ayudar con estos tipos de problemas mediante un manejo correcto para reducir el estrés y una nutrición apropiada, pero el carácter del semental tiene mucho que ver con su capacidad para cubrir.

Un semental maduro con una buena libido y en un programa bien organizado de cubrición puede cubrir entre 1 a 3 yeguas al día. En un estudio realizado, no se vio ninguna diferencia de fertilidad entre tres cubriciones distintas y de hecho la yegua que recibió la tercera cubrición se quedó embarazada con más frecuencia que la primera o segunda yegua cubierta.

Sin embargo, si un semental está siendo utilizado demasiadas veces, puede dar lugar a problemas de fertilidad o problemas de carácter o comportamiento. En programas de recogida de semen para inseminación artificial, recoger una eyaculación cada 2 días suele ser lo apropiado.

Hay otros trucos para vivir más cómodamente con un semental. Por ejemplo, para viajar con sementales y yeguas en el mismo camión es mejor tener un espacio amplio y separaciones opacas para que no se vean. Hay que conocer la jerarquía dentro del grupo y poner al “líder” en la primera separación. También se puede transportar a los sementales delante y a las yeguas detrás para que los sementales no huelan a las yeguas durante el viaje. Algunos propietarios ponen productos con eucalipto en los ollares de cada semental para limitar su olfato. Otros ponen la manta del propio semental colgada en la separación donde se encuentra el animal para que sólo pueda olerse a sí mismo. No olvidar atarlo corto.- ¡Podría comerse la manta!

En resumen, el manejo del semental es parecido a cualquier otro caballo pero con exigencias de manejo algo más estrictas. Rutina y disciplina son la clave para obtener un buen comportamiento. La temporada de competición de verano es la época en que el semental está psicológicamente diseñado para cubrir yeguas. Hay que respetar este proceso natural y mantener líneas muy claras del papel del semental para que entienda su trabajo y así pueda rendir mejor.

Escrito por:

Coby Bolger – Horse1 – Centro de Nutrición Equina

Author: Coby BolgerWebsite: http://www.linkedin.com/pub/coby-bolger/1b/871/883Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Directora General Horse1 S.L.
About
Coby es nutricionista equina y jinete internacional de Concurso Completo de Equitación habiendo participado en numerosos concursos internacionales en toda Europa. Actualmente trabaja en la investigación y mejora de la nutrición equina e imparte clinics y clases sobre nutrición y entrenamiento.